Ajo negro: tienes que probarlo

Skip to recipe

Seguro que ya has oído hablar del Ajo Negro. Pero, ¿sabes realmente qué es? ¿lo has probado ya?

El ajo negro no es más que un ajo normal, que ha sido sometido a un proceso de fermentación natural, con humedad y temperaturas controladas, durante unos 60-90 días. Básicamente, ha estado más de 2 meses en el horno a baja temperatura.

El ajo negro no es muy bonito pero está buenísimo – by BeaChan

Este proceso, lejos de estropear el ajo, produce en él unos cambios muy interesantes: lo más llamativo es que los dientes se vuelven negros, blanditos y jugosos. El olor es profundo y dulzón, totalmente distinto al del ajo natural, y el sabor también cambia por completo: no pica, no repite, es suave, tiene un toque a vinagre balsámico, parecido al regaliz, ligeramente dulce, ácido y salado. Dicen que tiene umami.

La primera vez que lo probé fué con una hamburguesa de Kobe y, cuando puse el ajo encima, se fundió con el calor de la carne. Después de eso lo he probado en pizza, en ensaladas, en cremas, en bocadillos, casi hasta puedes comértelo solo a “bocaos”. Vamos, que me tiene enganchada.

Esto está genial porque el proceso de producción del ajo negro multiplica los beneficios del ajo normal por 10, así que si no te gusta mucho el ajo, es la forma perfecta de ingerir todos sus aminoácidos sin problemas. Como ya sabes, el ajo es antibiótico, antioxidante y energizante. Ayuda a la regulación del azúcar y del colesterol, es bueno para el corazón… vamos, que ya lo decían las abuelas: un diente de ajo al día mantiene lejos al doctor.

Ajo negro - by BeaChan
Ajo negro UNTADO EN PAN… RICONUDO! – by BeaChan

Sólo me queda contar que el ajo negro es muy popular en Corea y Tailandia, pero actualmente hay mucha producción en Las Pedroñeras (Cuenca), gracias a unos japoneses que se dieron cuenta de que el ajo morado de esta localidad es ideal para convertirse en ajo negro, así que cada vez podemos comprarlo en más sitios.

Ya no tienes excusas para hacer el riquísimo neo-bocata de calamares que te propongo hoy!

¿Tú has probado el ajo negro? ¿Qué te ha parecido? Si quieres que pruebe una receta con algún alimento en concreto que te encante, coméntalo más abajo y me pongo el delantal! 😉

Ah! y sabes que puedes suscribirte al blog si quieres ser el primero en enterarte de todo. Sólo tienes que pulsar el botón de la derecha! 😛


Fuentes:

11 comments on “Ajo negro: tienes que probarloComenta →

  1. Pues yo no lo he probado ni visto en mi vida, creo que por estos lares aun no ha llegado. Y tomándote la palabra de que lo hagas en alguna receta, ¿Qué tal con salmorejo?? es un plato que me encanta, pero lo suelo repetir mucho y sin ajo, pues claro, no tiene la misma gracia. A ver si lo pruebas y me cuentas!!!
    Besos 😉

    1. Maria Luisa, mira en herbolarios. Yo ya lo empiezo a ver incuso en supermercados (Lidl, por ejemplo). Si no, dímelo y cuando baje pa’ murcia te llevo un par de cabezas!

  2. Guau! Ya me habías convencido con todo lo que has dicho del ajo negro, pero con esa receta de bocata de calamares… ¡me muero! Tengo que comérmelo.

    Yo sí lo he visto por aquí en Salamanca. Si es tan bueno para la salud lo pruebo seguro 🙂

    Un besote, crack!

    PS: Tengo semillas de chia en casa y no tengo muy claro qué hacer con ellas. ¿Tú qué harías??

  3. Acabo de flipar con tu bocata!!! me parece e s p e c t a c u l a r!!
    La semana pasada compré ajo negro en Lidl , como tu dices, y me parece una delicia el sabor.
    Me he suscrito a tu web para no perderme nada de lo que publiques. Un placer leerte, peroooo, me encantaría saborearte también ;))
    Un bico enorme, y, si se te ocurre algo con quinoa , yo encantada de probarlo y sacarle partido

    1. Gracias Pepa!!!
      No sé por qué tu comentario me había entrado al spam :S
      La quinoa es un cereal que me encanta! Simplemente cocida y en ensalada con los ingredientes que más te gusten o como sustituto del arroz en un risotto. Tienes mil formas de usarla!!
      Un abrazo y a ver si nos volvemos a ver prontito!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *