BIMI: cuatro letras y un superalimento

Skip to recipe

Poca gente ha oído hablar del bimi, pero intuyo que en poco tiempo será parte de nuestra dieta cotidiana.

El bimi, también conocido como broccolini, es un híbrido natural entre el brócoli y la col china creado por la Sakata Seed Company de Yokohama, Japon, en 1993. Su uso ya se ha extendido en Estados Unidos y Japón, y está implantándose en Europa.

Actualmente se cultiva y recolecta de manera manual en Murcia. Puedes ver cómo es el proceso en el siguiente vídeo:

Yo lo conocí y lo probé por primera vez en el XXIX Salón de Gourmets (ya os lo comenté en este post) y la verdad es que me conquistó. Tiene una forma parecida al brócoli pero de tallos más largos y flores más separadas. Su sabor es suave, con notas dulces, y recuerda al espárrago verde en el tallo y un poco más al brócoli en el florete. La textura es también suave, al comerlo crudo es crujiente pero no fibroso, muy agradable al paladar. Es la mejor opción para sustituir al brócoli si no te gusta mucho.

Bimi - by BeaChan
Bimi – by BeaChan

Pero su punto realmente fuerte no es el sabor, sino los valores nutricionales.

En poco tiempo, el bimi ha desbancado al brócoli como el alimento más saludable.

Existen diversos estudios que demuestran que el florete contiene un mayor contenido de fibra dietética, proteína y minerales que el brócoli. Tiene más calcio, magnesio, hierro, manganeso cobre y zinc. Contiene también más glucosinolatos naturales (agentes anticancerígenos), fibra y Omega 3.

Estos nutrientes pueden prevenir diversos tipos de cáncer, enfermedades cardiovasculares y la formación de cataratas. Tiene compuestos antiinflamatorios y antioxidantes. Otra propiedad es que sus compuestos son más fáciles de absorber por el ser humano que los del brócoli o la coliflor.

Bimi - by BeaChan
Bimi – by BeaChan

En la cocina también es un gran aliado. Rodrigo de la Calle, el chef de la gastrobotánica, es fan de esta verdura. Puede comerse cruda, en ensalada o como snack, la cocción es rápida y sencilla, basta con cocer un par de minutos, saltearlo brevemente o cocinarlo a la plancha y es muy sabroso. Además su conservación es más prolongada que la del brócoli.

Más abajo os dejamos una receta sencilla para sacarle el máximo partido.

 

Para redactar este post hemos consultado la siguiente documentación:

1 comment on “BIMI: cuatro letras y un superalimentoComenta →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *