Cena en las alturas con Triciclo

Si te digo “triciclo”, lo normal es que te venga a la mente un niño subido en un vehículo de tres ruedas accionado a pedales. Pero en realidad no es de eso de lo que te estoy hablando. Triciclo es también un restaurante concebido por tres grandes cocineros, formados en prestigiosos restaurantes. Javier Goya, Javier Mayor y David Alfonso apuestan por una casa de comidas moderna, que conjuga la tradición y la cocina de mercado con las técnicas más novedosas y la cocina internacional de vanguardia. Un menú cambiante con bastantes platos fuera de carta para hacer disfrutar a un público cada vez más exigente.

Y el trío no para de crecer, señal de que lo hacen muy bien. Al poco tiempo de crear Triciclo, abrieron Tandem, un bar más informal en el que desayunar, picar algo entre horas o cenarte un bocadillo. Además ultimamente también se les ve en la calle con Truckciclo, su food truck, con el que airean sus propuestas más gamberras.

Y como son mentes inquietas que no paran de crear, este verano Los Triciclo nos sorprenden con una propuesta pop-up, un restaurante que montarán cada miércoles noche en la terraza de The Hat, un hostel de la capital que está de moda no sólo entre los viajeros, sino también entre los lugareños que buscan un ambiente relajado e internacional en las noches de verano, ya que su terraza es el sitio ideal para tomarte una cervecita cualquier día de la semana.

Y allí que nos fuimos ayer, a la primera de muchas Cenas en las Alturas (así han bautizado el proyecto), para ver con qué nos sorprendían esta vez, y creedme que os digo que la sorpresa fué genial.

Terraza de The Hat - by BeaChan
Terraza de The Hat – by BeaChan

Entramos en la recepción un poco apurados porque llegábamos tarde (así somos, qué le vamos a hacer), y nos interceptó un grandullón que tenía una lista en la que afortunadamente estábamos apuntados (uff). Directamente subimos a la azotea y, al salir del ascensor, nos cambió el mood. Una terraza amplia, abierta, llena de gente pero tranquila, con iluminación tenue y muy buen rollo. Al fondo, una parte cerrada pero con una pared de cristal que la integra totalmente en el ambiente, con una mesa corrida para unas 20 personas.

Es como estar en un chiringuito de playa sacado de Pinterest!! Con lo que me gustan a mi estas monerías!!.

Fuera de este reservado también había una mesa corrida donde ya se empezaba a sentar gente para disfrutar de la cena.

Las mesas estaban decoradas con todo detalle, con tablas de cortar a modo de mantel individual y con flores frescas en jarras metálicas preciosas.

El personal nos atendió de maravilla. Primero movieron Roma con Santiago para encontrarnos el sitio perfecto en el que estuviésemos juntos y calentitos, luego nos trajeron una cañita mientras empezaba el espectáculo, y durante la cena estuvieron todo el tiempo atentos de que no nos faltase de nada pero sin que se les notase mucho, dejándonos nuestro espacio. Como debe ser.

Cada plato nos fué explicado con todo detalle por la jefa de sala y el vino que lo armonizaba por el sumiller, ambos muy cercanos y agradables.

Y ahora viene lo bueno: el menú. Tranqui que no te voy a desvelar nada más que lo justo y necesario, porque ayer nos aclaró Javier Goya que el menú cambiará cada semana.

El Menú

Empezamos por Chicharro marinado acompañado de cerezas, queso curado y hiervas con un fondo de ajoblanco suave. Perfecto. El chicharro combina a la perfección con el ajoblanco, que es muy suave y no te deja el típico sabor de ajo en la boca, y la cereza provoca una explosión ácida que le da una nota discordante y sorprendente al plato.

De segundo, una Menestra fría marina, una mezcla de diferentes algas marinas con moluscos gallegos como el berberecho, mejillón, ostra o percebe entre otros, y hiervas como el ficoide glacial o la hoja de ostra, que le dan un crujiente especial. La menestra la se completa con un aliño japonés de ajinomoto, para mi gusto un poco fuerte de sabor.

Los dos primeros platos se armonizaron con ERRE PUNTO, un vino blanco de la bodega Remirez de Ganuza en la Rioja Alavesa, fresco y con tonos afrutados un poco salinos que conseguía sacar los sabores escondidos de los platos.

Chicharro marinado con ajoblanco (izda) y Menestra marina (drcha) - by BeaChan
Chicharro marinado con ajoblanco (izda) y Menestra marina (drcha) – by BeaChan

Continuamos con un Tataki de bonito muy bien resuelto, acompañado por una ensalada de vainas y cítricos que le aporta textura crujiente, un gel de pimientos asados muy cálido y un puré de albedo de limón que le da un contraste cítrico y fresco muy interesante.

Después, el que para mi fué el plato estrella: unos Callos de bacalao con espárragos verdes y blancos, perrechico y su pilpil. En su punto justo de temperatura tiene una textura gelatinosa pero no grasienta que se deshace en la boca y de sabor equilibrado y suave. Fueron mis primeros callos de bacalao y ahora no me queda más remedio que probar a hacerlos yo misma!.

Estos dos platos los acompañamos con otro ERRE PUNTO, esta vez tinto, de la misma bodega. Un vino jóven de 2014 con maceración carbónica, pero sin aguja. ¿Un tinto para el pescado? Pues sí, Erre Punto tiene un marcado aroma a “palote de fresa” o a “chupachups kojak” que me sorprendió, y en boca es fresco y frutal, con cuerpo y notas tánicas pero suaves y muy equilibradas.

Tataki de bonito y Callos de bacalao - by BeaChan
Tataki de bonito (IZDA) y Callos de bacalao (DRCHA) – by BeaChan

Para terminar, el plato fuerte, como no, la carne. Esta vez nos obsequiaron con Presa ibérica pura de bellota Maldonado acompañada de su mojo especiado, patatas a la brasa y berenjenas moriscas. No words. Para empezar, la carne estaba en su punto perfecto de cocción. Hecha a la barbacoa, por fuera una costra crujiente del las hierbas del adobo, la grasa se deshacía en la boca pero no daba sensación grasienta, la carne se cortaba como la mantequilla, jugosa pero no cruda. El mojo combinaba a la perfección, con toques especiados y dulces, y las berenjenas, a modo de ensalada fría, con pimiento y mucho comino, daban el contrapunto perfecto para refrescar el paladar entre bocado y bocado y aligerar el plato. Las patatas también estaban perfectamente hechas, con una piel crujiente y el interior suave.

La carne la acompañamos con un Fincas de Ganuza, tinto crianza de 2007 también de Remirez de Ganuza, con mucho más cuerpo que el anterior, más intenso y complejo, con notas de especias y frutas. Desde luego no es el típico Rioja.

Presa a la barbacoa - by BeaChan
Presa a la barbacoa – by BeaChan

Y como colofón, un postre fuera de lo común, muy fresco, aromático y veraniego: Frutas frescas de temporada que incluían plátano, moras, fresas, sandía, pepino… con un aliño tailandés con menta y albahaca. Muy dulce y muy ácido. Una explosión de sabor.

Frutas frescas y Caipirinha - by BeaChan
Frutas frescas (IZDA) y Caipirinha (DRCHA) – by BeaChan

La experiencia fué sin duda excepcional. Cenar en mesa corrida con gente que no conoces de nada puede ser muy enriquecedor, y el ambiente fué genial. Risas, conversaciones por lo bajini, aplausos cuando salió Javier Goya a la terraza, hubo de todo. Un gran descubrimiento el de esta terraza tan acogedora en pleno corazón de Madrid para escapar del bullicio y del calor. Y la cena, pues qué más queréis que os cuente, que yo cuando pueda reservo otro miércoles.

Una cena de altura, en las alturas.

0 comments on “Cena en las alturas con TricicloComenta →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *